Restauración del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela

Pórtico de la Gloria antes de la restauración
Detalle del resultado - Profeta Daniel
Detalle musicos -después de la restauración
Intervención en el Pórtico de la Gloria
Intervención en el Pórtico de la Gloria

Período de ejecución: 2015-2018

Inversión: seis millones de euros con el mecenazgo de la Fundación Barrié. La restauración del Pórtico de la Gloria y su entorno es un proyecto promovido por la Fundación Barrié y la Fundación Catedral en colaboración con el Instituto del Patrimonio Cultural de España del Ministerio de Cultura y Deporte y la Conxelleria de Cultura de la Xunta de Galicia.

El proyecto es una actuación de referencia tanto desde el punto de vista técnico como cultural. Esta afirmación se sustenta por la excepcional calidad de la obra, pues como ya han descrito numerosos especialistas en historia del arte medieval, el Maestro Mateo remodela la estructura arquitectónica occidental interviniendo también en la cripta y tribuna, mediante un programa iconográfico y constructivo innovador que nos sigue conmoviendo hoy en día, por la destreza en la talla de los relieves, la monumentalidad y expresividad de las figuras, su movimiento, así como la delicadeza y minuciosidad con que están labrados sus detalles ornamentales. Todo ello potenciado por el impresionante colorido que resaltaría aún más el trabajo realizado por los mejores escultores y policromadores del momento, que emplearían una esmeradísima técnica y materiales de primera calidad sin reparar en gastos.

La restauración del Pórtico ha supuesto una oportunidad de excepción para profundizar en el conocimiento de esta obra y del arte románico en general, así como en los procesos de deterioro que afectan a los conjuntos de piedra policromada, poniendo a punto criterios de intervención y metodologías de trabajo que una vez sistematizados podrán servir de modelo para otras actuaciones. Los criterios han sido muy conservadores, manteniendo todos los restos de color conservados y retirando únicamente los depósitos nocivos acumulados sobre la superficie que pudieran afectar a la estabilidad de los materiales históricos, como es el caso de la suciedad, las sales, los restos de naturaleza biológica, los morteros de cemento y los productos consolidantes acrílicos poco compatibles con la superficie original. No ha sido necesario reconstruir las faltas en la policromía dada la unidad estética lograda con los tratamientos de limpieza y estabilización aplicados, poniendo especial énfasis en el sellado de fisuras y juntas integradas cromáticamente con el soporte pétreo. Los futuros trabajos de mantenimiento y el control de las condiciones ambientales serán determinantes para garantizar la conservación del conjunto.

Ficha técnica

catedral
Subir