Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. Investigación
  3. Conservación de bienes culturales
  4. Conservación preventiva

Volver

Conservación preventiva

Representa una estrategia basada en un método de trabajo sistemático que tiene por objetivo evitar o minimizar el deterioro mediante el seguimiento y control de los riesgos de deterioro que afectan o pueden afectar a un bien cultural.

Los laboratorios del IPCE realizan el diagnóstico, tratamiento y prevención de las alteraciones producidas en los bienes culturales por agentes externos, ya sean factores climáticos o antrópicos.

Aspectos Técnicos de la Práctica de la Conservación Preventiva

Los aspectos más técnicos de la práctica de la Conservación Preventiva empiezan por la identificación y diagnosis de los agentes de deterioro que afectan a los bienes culturales. Posteriormente se adoptan medidas para impedir que siga produciéndose el daño, aunque esto no siempre se consigue de forma total, por lo que es necesario establecer una estrategia de prevención basada en procedimientos y protocolos para el seguimiento, control y minimización del deterioro.

Tanto para la fase de diagnóstico como la de seguimiento se emplean diversas técnicas, siendo las más importantes:

  • Monitorización de parámetros ambientales basada en sensores inalámbricos.

  • Análisis de contaminantes atmosféricos.

  • Medida de concentración de Compuestos Orgánicos Volátiles.

  • Fotometría, seguimiento de la luz y radiaciones asociadas (UV e IR).

  • Termografía infrarroja.

​Asimismo el análisis estadístico es una herramienta importante para las labores de seguimiento.

Galería de proyectos
Subir