Volver

galeria-proyectos-grabados-dibujos5

Libro de grabados

Libro de grabados

Esta serie grabados arquitectónicos es obra de Ferdinando Galli da Bibiena (1657-1743), formado en Bolonia como pintor especializado en el género de "quadratura" (denominando así a las pinturas ilusionistas con perspectivas arquitectónicas), que se hizo famoso por sus escenografías de perspectivas aceleradas y arquitecturas fugadas. Trabajó en Parma, Módena, Génova, Turín, Venecia, Roma y Milán, y después para Felipe V de España en Nápoles, formando parte de una dinastía familiar que fue muy apreciada en las cortes europeas. Dejó tras de sí dos tratados publicados, y un enorme número de proyectos y esbozos.

Se trata de un libro de gran formato, con encuadernación en pergamino, que contiene estampas montadas sobre hojas de papel verjurado. Este segundo soporte se encontraba gravemente deteriorado, pues había sufrido el ataque de insectos bibliófagos que habían dejado amplias galerías, llegando en muchas zonas a la pérdida total del papel. A esta alteración había que añadir el alto grado de acidez que este papel presentaba. Los grabados, por su parte, estaban en general en un estado bastante aceptable, exceptuando aquellos de mayor tamaño, que habían sido objeto asimismo del ataque de bibliófagos, especialmente virulento en la zona superior del libro.

Debido al pésimo estado del soporte de papel sobre el que venían las estampas, que además parecía no ser el montaje original, y tras consultar con las institución propietaria, se optó por la sustitución de éste por un papel verjurado de similares características, respetando las guardas y las hojas de respeto de la encuadernación como testimonio. Tanto éstas como los grabados más afectados, con múltiples galerías, se reintegraron de forma mecánica, utilizando una pulpa de papel de un color lo más parecido al original. En el resto de ellos, que suponían la mayoría, la reintegración se hizo mediante injertos realizados de forma manual. Después se procedió a montarlos sobre el nuevo soporte, adhiriéndolos simplemente con unas tiras de adhesivo termo-fundible (archibond) y respetando las particularidades y la estructura de la obra original.

Subir